La meva llista de blocs

dimarts, 14 agost de 2007

de compres I

Penúltim post amb temàtica neoyorquina, ho prometo. Resulta impossible tornar d'aquesta ciutat sense uns quants $ de menys a la cartera i és que és la ciutat on trobes botigues obertes les 24h del dia, els 365 dies de l'any i una que és consumista de mena... Síii, vaig passejar amunt i avall per la cinquena avinguda i em vaig donar el caprici de gastar pastarrufa en alguna de les botigues selectes que hi ha, perquè no tot tenia preus astronòmics. És graciós veure tendes com Versace o Gucci al costat d'altres com Zara o H&M. I síiii també vaig entrar a Tiffany's, però més que una joieria, allò semblava el mercat central en hora punta. I com totes les fèmines que pululàvem per allí, també vaig caure en la temptació d'emular l'Audrey Hepburn mirant l'aparador, però ja se sap que les comparacions poden ser odioses.
Pel que fa al menjar, més d'un dia i des dos vam aturar-nos en una petita meravella de supermercat de la cadena Amish Market. I què pot tenir de curiós un supermercat, us deveu preguntar??? Doncs res en particular, llevat que semblava com si dècades enrera s'hagués aturat el temps allí dintre (ja sé, ja sé, d'això se'n diu ambientació). Tots els articles estaven col·locats amb precisió i gust sobre prestatgeries de fusta i tot ple d'objectes de llautó com cistells, regadores, gerros... Res que em va cridar l'atenció perquè sortia del comú i no es semblava gens als super als que estem acostumats i perquè, aquí ve el més important, tenien uns magnífiques safates de sushi, que vam comprar i devorar més d'una nit quan arribàvem morts a l'hotel. I síi també va haver-hi temps per compres relaciones amb els hobbys, però millor dedicar un post, i aquest sí serà ja l'últim.

Penúltimo post de temática neoyorquina, lo prometo. Resulta imposible volver de esta ciudad sin unos cuantos $ d emenos en la cartera. Es la ciudad donde encuentras tiendas abiertas las 24h del dia, los 365 días del año y una que es consumista... pues que os voy a contar. Síii, paseé arriba y abajo por la quinta avenida y me di el gustazo de comprar algún que otro capricho en una de las tiendas exclusivas que hay, porque, todo hay que decirlo, alguna prenda que otra había sin precios astronómicos. Es gracioso ver unas al lado de otras tiendas como Versace, Gucci, Zara o H&M. Y síii, también entré en Tiffany's, pero más que una joyería, aquello parecía un mercado en hora punta. Y como todas las féminas que pululábamos por allí, también caí en la tentación de emular a Audrey Hepburn mirando el escaparate, pero como ya se sabe las comparaciones pueden resultar odiosas.
En cuanto a la comida, más de un día y de dos nos detuvimos en una pequeña maravilla de supermercado de la
Amish Market. ¿ Y, qué puede tener de curioso un supermercado, seguro que os lo preguntais?? Pues nada en particular, salvo que parecía como si décadas atrás se hubiera detenido el tiempo allí dentro (ya lo sé, ya lo sé, a eso se le llama ambientación, atrezzo). Todos los productos estaban colocados con precisión y gusto sobre estanterías de madera y todo repleto de objetos de latón como regadoras, jarras, cestos.. Simplemente me llamó la atención porque era totalmente distinto a los supermercados a los que estoy acostumbrada y porque, y aquí esta lo realmente importante, tenían unas magníficas bandejas de sushi, que comprábamos y deborábamos por la noche al llegar rendidos al hotel. Y síii también hubo tiempo para las compras relacionadas con los hobbys, pero mejor dedicar un post, y sí será el último.


4 comentaris:

Sara ha dit...

Al lligam que dones del supermercat Amish, has vist que hi han unes receptes que semblen boníssimes?

Ana ha dit...

Pedazo de viaje que te has pegado, jajaj bueno amí me encanta ver los post que estás haciendo, no me extraña que hagas todos los que puedas, tendrás muchas cosas que contar. Ahora estoy deseando ver que compraste de hobby ;)
Un beso guapa
Ana

anni ha dit...

cuanta tentacion, entre tanta tiendaaaaa, yo me imagino ahiii pero con camisa de fuerza y cadena al cuello pues suelta no se que seria de mi jejejejejeje

Karyne ha dit...

Que maravilla..... ay cuánto diera yo por haber ido cuando fui a las américas.... jejejejeje será en otra oportunidad, por lo pronto gracias por contarnos tantas maravillas!!!!!

Un abrazo, karyne